Reina-Bruja.

“Érase una vez una Reina-Bruja, en un momento lejano y en un país lejano.
Como Reina tomaba decisiones difíciles que afectaban a mucha, mucha gente.
Como Bruja, no podía ser engañada porque leía las mentes y era implacable. Más que como Reina.
Esa Reina-Bruja, después de los siglos regresó. Hubo quien la reconoció de verdad, quien creyó reconocerla y quien no.
Siglos atrás tenía una compañera, guardiana y vigilante cual cuervo negro. La una sin la otra estaban incompletas, por lo que regresaban juntas una y otra vez.
Siguen ahí, implacables y vigilantes y nunca son engañadas todo y adaptándose a los tiempos y lugares.
Van y vienen, irán y vendrán.
No necesitan ser reconocidas porque son y están.”


© Morgana Barcelona

Esta entrada fue publicada en BOTICA DE LA BRUJA. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *